La piña herreña, una fruta excelente

Ensalada de piña herreña © Jordi Verdés Padrón

UN POCO DE HISTORIA

Esta fruta tropical es originaria de Sudamérica, aunque no se sabe a ciencia cierta su lugar de origen exacto, los expertos señalan a Brasil, Paraguay y Argentina, como los países de origen de esta. De ahí se propagó por todo el continente americano, Europa y Asia. Los indígenas brasileños la llamaron «Ananás» que significa fruta excelente.

Fue Cristóbal Colón quien la trajo a España en 1493 después de su segundo viaje y fueron los exploradores españoles los que le dieron el nombre de piña por su parecido con el fruto del pino.

En Canarias podemos encontrar cultivos de esta fruta tan especial, siendo la isla de El Hierro la de mayor importancia de todo el archipiélago por hectáreas dedicadas a su cultivo. Aunque su calibre no siempre es el mismo, su potente sabor y bajo contenido en azúcar la hace diferente al resto de piñas que provienen de Hawái o Sudamérica. La variedad que mejor se ha adaptado a nuestro clima es la Española Roja.

VARIEDADES. Hay muchas variedades, aunque estas son las más consumidas en España.

  • Española roja o morada (Red Spanish). Su fruto es casi redondo de piel gruesa anaranjada y pulpa de color blanco o amarillo pálido. Se caracteriza por su agradable, intenso y ácido aroma.
  • Cayena Lisa (Smooth Cayenne). No presenta espinas (smooth) y sus frutos son grandes y cilíndricos. La cayena es de color naranja amarillento oscuro y posee una pulpa amarilla clara o con una bonita tonalidad dorada.
  • Esmeralda. De similares características a la Cayena Lisa, presenta una pulpa de color amarillo muy claro, casi blanco.
  • Queen. Es una de las variedades más antiguas, se cultiva sobre todo en Sudáfrica. Su fruto presenta una forma casi esférica, un color dorado amarillento y pulpa de intenso color amarillo. No es muy jugosa, pero posee un extraordinario aroma y se conserva muy bien.
  • Sugar loaf (Palo de azúcar). Es una de las variedades más apreciadas por su dulzor y jugosidad.
  • Del Monte Gold. Tiene un sabor «extradulce», un color dorado y un mayor contenido en vitamina C. Su piel es más gruesa y pesada que otras variedades.

 
PROPIEDADES

La piña tiene un elevado contenido de agua, un bajo valor calórico y es rica en fibra. Contiene por un lado las vitaminas C, B1, B6, B9 y E, y por el otro, minerales como Potasio, Magnesio, Yodo, Cobre, Manganeso. Tiene propiedades diuréticas, desintoxicantes, antiácidas y antiinflamatorias. Entre sus componentes no nutritivos, la piña contiene bromelina, una enzima similar a las enzimas digestivas que ayuda a digerir las proteínas y mejorar la digestión, también se utiliza esta enzima como ablandador natural de la carne.

UTILIDADES

Su gran versatilidad, unido a su excelente sabor, hace que combine a la perfección con multitud de alimentos. La piña herreña al tener poca azúcar y una acidez alta, nos da mucho juego a la hora de elaborar multitud de combinaciones, no sólo con recetas dulces, también con recetas saladas, frías y calientes, además de elaboración de mojos, chimichurris, marinados, sin olvidarnos de los jugos, licuados, cocteles, sorbetes entre otros.

Siempre he visto este producto en casa, en multitud de recetas elaboradas tanto por mi padre como por mi hermano. Se me vienen a la mente algunos platos representativos de nuestro restaurante Mesón el Drago«Ensalada de piña herreña con langostinos y cebolla roja de Guayonge crujiente», esta ensalada es la que aparece en la foto, «Bogavante Thermidor», «Tortilla Oliver», «Cochino negro embarrado en mojo rojo reserva y piña herreña», «Rodaballo a la parrilla con fideos de verduras y piña confitada», «Milhojas de duxcel de setas y piña herreña con salsa de vino blanco», «Sorbete de piña y coco», «Torrija con piña caramelizada con miel de palma», «Coctel Blue Drago».

RECOMENDACIÓN.

Dar rienda suelta a su imaginación y utilizarla de manera libre en aquellas recetas que necesiten un toque ácido o dulzón. Si tienen oportunidad, les recomiendo que prueben la piña tropical al natural con una pizca de sal y si le gusta el picante, combinarlo con un toque de cayena.

Priscila Gamonal