BREVA O HIGO

Higo © Jordi Verdés Padrón

Es maravilloso que de un mismo árbol nazcan dos frutos. Esto es lo que sucede con la higuera. El primer fruto de la temporada se le llama breva, después tiene un segundo fruto al que conocemos como higo. En Canarias se cultiva el higo común «Ficus carica». Según las crónicas de los primeros exploradores, comentan que en Gran Canaria tenían higueras y que eran consumidos por los guanches.

No sé si les pasa, a mí me encanta no solo el fruto, el olor del árbol de la higuera me fascina. Es como una golosina, su olor me atrae. Me obliga a ir al árbol, buscar los frutos y si están listos para comer, comer algunos. En el jardín previo a la entrada del restaurante, al que llamamos «Jardín del Moral», tenemos varios árboles frutales (morera, mango, pitanguero, higuera, además de las plantas medicinales o aromáticas). Cuando es la época de la breva o higo, lo solemos utilizar para hacer una de la ensalada emblemática del restaurante «Ensalada de higos con jamón ibérico». Siendo honesta, Carlos siempre me tiene entre ceja y ceja, pues si se descuida le dejo la higuera pelada, vamos sin higos. Él no entiende que es superior a mí. Imagínate, son las ocho de la mañana, aparco el coche y al abrir la puerta, me invade el frescor característico de las mañanas de septiembre-octubre, que se entrelaza al fresco aroma del romero y la dulce fragancia de la higuera.

Ensalada de jamón de pato con higos © Jordi Verdés Padrón

Esta ensalada ha sufrido muchas variaciones a lo largo de los años. Cuando era niña, recuerdo que mi padre le añadía queso tierno de La Punta. Después se complementó con una vinagreta caliente de frutos secos. La última versión creada por mi hermano Carlos, cambié el jamón ibérico por jamón de pato curado con gofio de millo tostado sobre un paisaje de macadamia. En un producto muy versátil, que se adapta y complementa muchas elaboraciones. Ya han podido comprobar que soy una enamorada del higo, me encanta las múltiples posibilidades que te puede dar esta fruta. La puedes consumir directa, con un poco de gofio de trigo, dulce, salada, fría o caliente, asada, confitada, deshidratada, caramelizada, en almíbar… aprovechen que estamos en temporada para consumirlo directamente o atreverse a utilizarlo en recetas cotidianas o nuevas creaciones, les aseguro que les encantará.

Priscila Gamonal